Ir al contenido principal

JOAL, el punto final de nuestra industria juguetera

JOAL cierra. Y quizás para algunos aficionados, profesionales del sector, mayoristas, minoristas y tiendas, estas dos palabras significan mucho, mientras que para el resto nada de nada. Te lo cuento.

JOAL es el último mohicano de la industria juguetera española que fabrica su producto en metal (habitualmente el zamak), el último valiente que cae rendido a la incompetencia estatal por proteger lo que es nuestro, no sólo ya por valores culturales o sociales, sino por mera economía de supervivencia.

Uno de los últimos fabricantes de la edad de oro de Ibi, en la provincia de Alicante, que desde la pasada década de los sesenta fue una de las capitales mundiales del juguete. Dejo atrás a muchas marcas (Guisval, Nacoral y tantas otras) que hoy forman parte de la memoria infantil de los que tenemos más de cuarenta añitos. Sobrevivió con enteraza al euro, a las crisis, a la industria china, a los cambios de tendencias. Y todo ello hiperespecializando su producción, desde aquellos primeros juguetes fundidos, la cafetera, la pistola, los primeros coches más juguetes que reproducciones a escala, hasta un exquisito catálogo de maquinaria agrícola e industrial a escala que hacía las delicias tanto de grandes como de pequeños porque, a todas estas, supieron contener sus precios hasta extremos que rozan la brillantez en cuanto a gestión empresarial.

Pero no ha podido ser. Quizás alla sido el relevo generacional que no haya estado a la altura de Don José Boronat y Don Alejandro Beltrá. Quizás haya sido que pese a los grandes discursos éste sigue siendo un país estatista, igualito que en olvidadas épocas pasadas, donde prima el mantenimiento de lo público basado en la explotación de lo privado. Quizás haya sido que es imposible competir contra una mano de obra hiperexplotada y semiesclava que produce a costes irrisorios allá donde el sol nace, por oriente.


La noticia no está confirmada. Su web sigue operativa, ofreciendo su extenso catálogo, al menos a la fecha de publicación de este artículo. Pero la tienda Mundo Diversal lanzó la noticia en primicia este mismo mes de mayo y, según relatan, la trasladan de primera mano, desde la dirección del fabricante a la dirección del comprador, ya que ambas conviven en la misma calle.

Sin duda, si es cierto, cerrará sus puertas definitivamente en septiembre. No se preparan ya para la próxima campaña navideña ni para el próximo Núremberg en febrero. Cierto es que en jugueterías y tiendas, ya desde hace un año, su presencia en las estanterías es cada vez más anecdótica cuando hasta no hacía mucho era un producto habitual, un básico de la moda juguetera que nunca quedaba anticuado.

¿Qué pasará a continuación? Si todo es cierto, sus referencias más raras, las menos fabricadas, las más deseadas, acabarán por convertirse en objeto de codicia incluso pese al bajón que ha sufrido el mercado entre particulares con esto de no tener un euro ni para el rodaje del coche. Las más populares -las más económicas- mantendrán o incluso bajarán su precio durante unos cuantos largos años -al estilo de las referencias más manidas de BBurago o Matchbox-.


Yo, por mi parte, me sigo quedando con dos viejas referencias, dos cantos al sol que pudieron ser y nunca llegaron a serlo, dos máquinas articuladas del gigante gringo Caterpillar, la 918F (referencia #177) y la versión IT18F (referencia #184), con apenas mínimas diferencias, en escala 1:25, que son las que acompañan a este artículo y cuyas fotografías obtuve de la tienda alemana MSW Modelle porque, eso sí, allende nuesetras fronteras y en nuestro mundillo, JOAL es toda una institución y creo que eso, pese a todo, no va a cambiar.

Por cierto, en su tiempo me costaron 30 euros cada una, hoy, piezas rarísimas de encontrar, están a unos 100 euros el modelo. Ambas imagenes de modelos boxed corresponden a la referencia 177, pero en distintos embalajes y conservando aún los viejos logotipos del fabricante ibense.

Las dos últimas fotos, una de cada referencia, son de la tienda inglesa Mini Model Shop y en ellas se aprecian las diferencias. Una para excavar, otra para cargar.



Comentarios

  1. Perdido pueblo de Albacete???? Los ibenses nos sentimos ofendidos! Por favor, antes de publicar informese bien.

    ResponderEliminar
  2. Corregido los errores. Pido disculpas. Pero el artículo no iba sobre Ibi sino que lamento, me da pena, que en este país no se haya mimado a la industria juguetera igual que a otros sectores, cuando antaño fue tan importante. Me declaro fan de nuestras marcas nacionales, estén en Alicante... o donde sean.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes a pesar de que ya ha comentado que el artículo no era sobre Ibi si no por una de sus industrias me parece muy Friki que así como detalla saber mucho sobre miniaturas tenga tan poca cultura geográfica, además los de Ibi somos Ibenses !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fp que sí, que me equivoqué, que ubiqué Ibi en Albacete por error, y por un motivo, porque estaba pensando en que la industria cuchillera albaceteña va por el mismo camino, habiéndo perdido el 60% de sus marcas en 10 años. ¡Si antes de leer el artículo leí por encima sobre el municipio! Pero la lié. Se me lió la cabeza cruzando ejemplos. Lo sieeeeento. Y el gentilicio, lo encontré en Wikcionario. Pero sí, el gentilicio es Ibense... pero de verdad, si lo importante es eso. Si el hecho de que las industrias españolas vayan derechitas a su desaparición, de poquito a poco, no es lo relevante en este texto... entonces es que quizás nos merezcamos, como país, este descalabro. Gracias por su comentario. Seré más cuidadoso la próxima vez.

      Eliminar
  4. Buenos días! En mi ciudad, una conocida firma de compraventa, ofrece en uno de sus escaparates, una importante cantidad de miniaturas de Joal y pronto pude imaginar el motivo. He aprovechado para adquirir varios modelos, siendo consciente que pueden ser los últimos. Una verdadera pena. Me temo que nunca más se verán objetos realizados tan fielmente, con tanta calidad y tan buena presentación. Poco a poco vamos perdiendo nuestras señas de identidad y esta firma era un eslabón de esa cada vez, más pequeña cadena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora muchos ibenses deben estar tiritando ,vilaplana joal y seguro que algunas más de fabricas de mas de medio siglo y de menos han ido por el mismo camino,entre recortes de plantillas y de reducción de empleo. Erte ,ect..
      No tengo muchos datos de la industria de ibi,solo veo que se este destruyendo mucha industria que para levantarla costo muchos años y de la noche a la mañana se ha perdido, maquinas, moldes y el talento de miles de personas que han luchado durante 50 años .Es duro ver y saber que nuestros impuestos solo sirven para llenar los bolsillos de estos políticos asaltadores y malhechores.nada mas por que lo que es defender a su pueblo y a la ciudadanía queda muy lejos de ser verdad.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Castle Clash, cómo subir tu poder

Castle Clash es un juego freemium de estrategia disponible para Android, iOS y ahora también para las nuevas plataformas móviles de Amazon y Windows Phone. El objetivo del juego es crear un pequeño poblado en una tierra épica donde puedes disponer de tropas y héroes para su defensa, para misiones en diversas formas o para atacar a otros jugadores. En las misiones y los ataques, así como con los propios edificios de tu castillo, recopilas distintos tipos de recursos que, gestionándolos de la manera adecuada, te hacen subir de poder, lo que a su vez te hace estar cada vez más arriba en la tabla clasificatoria, en el ranking general del juego (en el servidor que tengas instalado). Sólo en el español hay varios millones de descargas y al menos medio millón de jugadores más o menos activos. Personalmente es uno de los atractivos del juego: superar al resto de jugadores.

En el juego hay dos estrategias básicas, un pequeño grupo que se centra en el ranking de la arena, donde enfrentas a 5 ó …

Carreras de obstáculos en Tenerife durante 2017

Las carreras de obstáculos son como los buenos dulces, que cuando los pruebas ya no puedes desengancharte. Y esto lo sabrán bien los golosos. Sobre su historia imagino que como en todo habrá tantas versiones como fundadores se postulen, pero a priori yo me voy a fiar de Wikipedia, donde no se las denomina como “carreras” sino como recorridos o pistas de comando, que es como las llamaría un militar.

Y todo parece apuntar que de ahí vienen aunque otros señalan los concursos televisivos que no son competiciones ni retos físicos sino un espectáculo de caídas y tropezones. Sea como fuere que se organizó la primera carrera de obstáculos tal y como las vamos conociendo hoy, especialmente con el eco que generan las Spartan Race, el hecho es que se están popularizando.

Todas tienen un esquema similar, recorridos de 5, 10 a 12 ó +21 kilómetros por terreno irregular (no son carreras de asfalto, incluso si se organizan en ciudad, como la Cross Fast - Team Warrior) en las que se van repartiendo l…