Ir al contenido principal

La puñetera demagogia y la publicidad de Canary Fly

Twitter está en fase de aterrizaje. Es algo que hoy suena extraño pero que a pocos años observaremos con estupor. Del patio de vecinos que era hace 5 u 8 años se ha convertido en un medio casi unidireccional donde se tiende a repetir el modelo de "yo, famoso, expongo-pero-no-escucho" y "nosotros, tragaldabas, oímos-seguimos-y-nos-alborotamos". Así que ya no es un sitio donde tener una conversación interesante sea un estímulo para participar, pero sí es desde luego una plataforma publicitaria en la que invertir dinero y en la que llegar a muchos de manera masiva. Bien, aclarada mi posición, pasemos al caso.

Ayer observaba un tanto estupefacto la polémica generada alrededor de la campaña de Canary Fly en Instagram para generar visibilidad en esa red y a través del hashtag #InstaModels. La típica campaña que usa modelos femeninas con una alta carga erótica, sexual o como quieras llamarla. Una campaña más de las muchísimas que en todo el mundo usa los cuerpos de hombres o mujeres para atraer a mujeres o hombres, y viceversa, hacia la marca de un producto o servicio.


Pero he ahí que Victoria Rosell, magistrada de oficio, ex-diputada y una reconocida luchadora por la igualdad, ataca la campaña de esta pequeña compañía aérea, con tan “buena suerte” que el golpe le sale bien y provoca un [relativo] aluvión de críticas en relación a la carga sexual de la citada campaña, tachándola de machista, micromachista, sexista, etc. Carro al que se suma Patricia Hernández, presidenta del Grupo Parlamentario Socialista en Canarias, lo que arrastró a otras usuarias y usuarios a seguir la ola de amenazas tipo “no vuelo contigo, CanaryFly, vuelo con Binter”. Con el resultado final de una compañía que primero intenta, de buenas maneras, explicar, pero que luego, por acojonamiento, recula, retira y pide disculpas.

Y explica tú que eso no es machismo, que es el uso del sexo en la publicidad, que puede ser o no criticable, según cada quien. ¿Fomenta el cuerpo de la mujer como objeto erótico? Claro que sí. Como tantas campañas, antes y ahora. Como tantas campañas con el cuerpo masculino. Bien, hablemos de eso. ¿Qué hacemos al respecto? ¿Prohibir? Prohibamos el porno también. Prohibamos la programación de Telecinco. Prohibamos las telenovelas de allende los mares. Prohibamos los anuncios de perfumes. Prohibamos la publicidad de Wehbe, de El Corte Inglés, de... Porque dónde está el límite. ¿En la voluptuosidad del cuerpo y la envidia que genere?

Pero, al margen de esa segunda discusión (¿permitimos o no el uso de la carga sexual y erótica en la publicidad? y ¿dónde ponemos el límite en ese uso, cuánta carne sí y cuánta carne no?) se me ocurrió preguntar unas cuantas horas después a estas representantes políticas qué tipo de acciones iban a tomar (no opiniones ni posicionamientos, acciones concretas) para apoyar al colectivo de Las Kellys, las camareras de piso en el sector hotelero, enlazándoles un reportaje de Manuel Artiles que denuncia el trato indigno, los bajos salarios y las condiciones de explotación laboral.


Creo que más que entrar en discusiones demagógicas sobre los micromachismos, algo que habrá que combatir con educación desde la infancia, educación en la igualdad (y ya de paso, educación en valores para que, sin que se tenga que prohibir nada, cuando veamos publicidad sepamos detectar las claves que se usan y con las que intentan manipularnos), más que esas discusiones, repito, habrá que poner los ojos, las palabras y, sobre todo, las acciones, allí donde de verdad están los problemas más acuciantes, las situaciones más graves. Las que de verdad requieren atención.

¿Quieren acción? ¿De verdad quieren implicarse? Bien, ahí hay una buena causa. Una causa que merece la pena. Ahí hay un colectivo de mujeres que sufren condiciones laborales que pueden ser etiquetadas como explotación y maltrato. Así solo hubiera una afectada. Pero claro, son camareras de piso, no son una compañía aérea. Y además habría que posicionarse de frente al empresariado hotelero y al turismo. El intocable turismo.

Aún sigo esperando respuesta de la Sra. Victoria y de la Sra. Patricia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Castle Clash, cómo subir tu poder

Castle Clash es un juego freemium de estrategia disponible para Android, iOS y ahora también para las nuevas plataformas móviles de Amazon y Windows Phone. El objetivo del juego es crear un pequeño poblado en una tierra épica donde puedes disponer de tropas y héroes para su defensa, para misiones en diversas formas o para atacar a otros jugadores. En las misiones y los ataques, así como con los propios edificios de tu castillo, recopilas distintos tipos de recursos que, gestionándolos de la manera adecuada, te hacen subir de poder, lo que a su vez te hace estar cada vez más arriba en la tabla clasificatoria, en el ranking general del juego (en el servidor que tengas instalado). Sólo en el español hay varios millones de descargas y al menos medio millón de jugadores más o menos activos. Personalmente es uno de los atractivos del juego: superar al resto de jugadores.

En el juego hay dos estrategias básicas, un pequeño grupo que se centra en el ranking de la arena, donde enfrentas a 5 ó …

Carreras de obstáculos en Tenerife durante 2017

Las carreras de obstáculos son como los buenos dulces, que cuando los pruebas ya no puedes desengancharte. Y esto lo sabrán bien los golosos. Sobre su historia imagino que como en todo habrá tantas versiones como fundadores se postulen, pero a priori yo me voy a fiar de Wikipedia, donde no se las denomina como “carreras” sino como recorridos o pistas de comando, que es como las llamaría un militar.

Y todo parece apuntar que de ahí vienen aunque otros señalan los concursos televisivos que no son competiciones ni retos físicos sino un espectáculo de caídas y tropezones. Sea como fuere que se organizó la primera carrera de obstáculos tal y como las vamos conociendo hoy, especialmente con el eco que generan las Spartan Race, el hecho es que se están popularizando.

Todas tienen un esquema similar, recorridos de 5, 10 a 12 ó +21 kilómetros por terreno irregular (no son carreras de asfalto, incluso si se organizan en ciudad, como la Cross Fast - Team Warrior) en las que se van repartiendo l…

JOAL, el punto final de nuestra industria juguetera

JOAL cierra. Y quizás para algunos aficionados, profesionales del sector, mayoristas, minoristas y tiendas, estas dos palabras significan mucho, mientras que para el resto nada de nada. Te lo cuento.

JOAL es el último mohicano de la industria juguetera española que fabrica su producto en metal (habitualmente el zamak), el último valiente que cae rendido a la incompetencia estatal por proteger lo que es nuestro, no sólo ya por valores culturales o sociales, sino por mera economía de supervivencia.

Uno de los últimos fabricantes de la edad de oro de Ibi, en la provincia de Alicante, que desde la pasada década de los sesenta fue una de las capitales mundiales del juguete. Dejo atrás a muchas marcas (Guisval, Nacoral y tantas otras) que hoy forman parte de la memoria infantil de los que tenemos más de cuarenta añitos. Sobrevivió con enteraza al euro, a las crisis, a la industria china, a los cambios de tendencias. Y todo ello hiperespecializando su producción, desde aquellos primeros jugue…