Ir al contenido principal

Teide 360: reto conseguido... ¡estamos vivos!

Fernando Santana, biker de Gran Canaria, me escribía en Facebook, en relación a mi video post con la crónica de mi experiencia en la Teide 360: "parece que cuando uno llega a una edad son necesarios este tipo de retos, yo voy a hacer este año dos carreras por primera vez y ver tu video me anima mucho a lograrlo".

Creo que además de la recompensa de superarse a uno mismo, la recompensa de contarlo es saber que has podido inspirar a otra persona, animarla o motivarla. Llevo planteándome retos, pequeños según quien los mire, grande para otros u otras, toda mi vida. No sé si es la necesidad de reconocimiento, eso me dijo mi coach, o mi tendencia natural, pero no sé estarme quieto en mi zona de confort al punto que parece que mi zona de confort es estar siempre rompiendo mis zonas de confort. Un rollo, ya lo sé.

Pero sí, los retos son necesarios, con estas edades, pasados ya los 45, o antes. Porque los retos (casi) inalcanzables nos llenan de sueños, de asperanzas, de esfuerzo, de tropezones, de aprendizajes, de éxitos personales, sean reconocidos o no por la masa. Los retos nos enseñan que estamos vivos. Nos inflan, no de orgullo, sino de dignidad.

123 kilómetros en casi 13 horas, pedaleando desde las 6:30 de la mañana y hasta casi las 19:30 de la tarde. 13 horas gestionando la cabeza, a veces pensando en mandarlo todo a la mierda, otras imbuido en una especie de catarsis impulsada por el entusiasmo. 13 horas gestionando la comisa, la bebida, el esfuerzo metódigo y acompasado, rindiéndome a poner el pie en el suelo en una, dos y diez subidas, pero sin parar, nunca parando. Apenas lo justo en los avituallamientos a los 50 y a los 90 kilómetros.

Y luego, ellas, siempre ellas, en cada punto donde era posible verlas. Un beso, un ánimo, unas palabras al estilo de “tú puedes”. Esa fue la clave para tirar otro poco hacia delante, que ya tendría tiempo de abandonar. Sí, a ciertas edades un reto viene bien. Viene de maravilla. Viene de perlas porque es una cuestión de sentirse vivo.

Si tienes 25 y piensas que vaya necesidad, que los globeros afeamos una prueba, que para qué sufrir si no vas a poder, pues mira, no puedo sino darte la razón, pero eso no quita que te vaya a hacer caso. Tú sigue pensando en que no se puede o no se debe. Yo seguiré intentándolo.

Para que la vida se nos llene de historias.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Castle Clash, cómo subir tu poder

Castle Clash es un juego freemium de estrategia disponible para Android, iOS y ahora también para las nuevas plataformas móviles de Amazon y Windows Phone. El objetivo del juego es crear un pequeño poblado en una tierra épica donde puedes disponer de tropas y héroes para su defensa, para misiones en diversas formas o para atacar a otros jugadores. En las misiones y los ataques, así como con los propios edificios de tu castillo, recopilas distintos tipos de recursos que, gestionándolos de la manera adecuada, te hacen subir de poder, lo que a su vez te hace estar cada vez más arriba en la tabla clasificatoria, en el ranking general del juego (en el servidor que tengas instalado). Sólo en el español hay varios millones de descargas y al menos medio millón de jugadores más o menos activos. Personalmente es uno de los atractivos del juego: superar al resto de jugadores.

En el juego hay dos estrategias básicas, un pequeño grupo que se centra en el ranking de la arena, donde enfrentas a 5 ó …

Carreras de obstáculos en Tenerife durante 2017

Las carreras de obstáculos son como los buenos dulces, que cuando los pruebas ya no puedes desengancharte. Y esto lo sabrán bien los golosos. Sobre su historia imagino que como en todo habrá tantas versiones como fundadores se postulen, pero a priori yo me voy a fiar de Wikipedia, donde no se las denomina como “carreras” sino como recorridos o pistas de comando, que es como las llamaría un militar.

Y todo parece apuntar que de ahí vienen aunque otros señalan los concursos televisivos que no son competiciones ni retos físicos sino un espectáculo de caídas y tropezones. Sea como fuere que se organizó la primera carrera de obstáculos tal y como las vamos conociendo hoy, especialmente con el eco que generan las Spartan Race, el hecho es que se están popularizando.

Todas tienen un esquema similar, recorridos de 5, 10 a 12 ó +21 kilómetros por terreno irregular (no son carreras de asfalto, incluso si se organizan en ciudad, como la Cross Fast - Team Warrior) en las que se van repartiendo l…

JOAL, el punto final de nuestra industria juguetera

JOAL cierra. Y quizás para algunos aficionados, profesionales del sector, mayoristas, minoristas y tiendas, estas dos palabras significan mucho, mientras que para el resto nada de nada. Te lo cuento.

JOAL es el último mohicano de la industria juguetera española que fabrica su producto en metal (habitualmente el zamak), el último valiente que cae rendido a la incompetencia estatal por proteger lo que es nuestro, no sólo ya por valores culturales o sociales, sino por mera economía de supervivencia.

Uno de los últimos fabricantes de la edad de oro de Ibi, en la provincia de Alicante, que desde la pasada década de los sesenta fue una de las capitales mundiales del juguete. Dejo atrás a muchas marcas (Guisval, Nacoral y tantas otras) que hoy forman parte de la memoria infantil de los que tenemos más de cuarenta añitos. Sobrevivió con enteraza al euro, a las crisis, a la industria china, a los cambios de tendencias. Y todo ello hiperespecializando su producción, desde aquellos primeros jugue…