Ir al contenido principal

Cuidado con usar la palabra "flashmob" (c)

Porque es una marca registrada.

Esto es una curiosidad. Más que otra cosa. No tiene nada de raro, salvo por la sorpresa que produce saber que, en España, alguien tuvo la inteligente idea de registrar, como marca comercial "denominativa, sin signos distintivos", en 2011, la palabra flasmob (marca registrada que se usa en este post como dato informativo).


Y que dado que la Oficina de Patentes y Marcas no detectó nada en contra de su registro, entiendo que no estando en la onda de la modernidad de la segunda década del siglo XXI, no la habrán reconocido como un término genérico (vamos, que sería como registrar la palabra blog, por ejemplo), concediendo así a D. Ricardo Ruymán, parte integrante del conocido y popular duo canario Rudy y Ruyman, el beneplácito de su explotación comercial.

A mí, que me lo expliquen, pero indistintamente de la opinión de cada quien y mucho menos de la mía, hay que reconocer que fue una jugada monumental, ingeniosa, hábil. Hay que ser un listo, un espabilado, pero a lo canario, me refiero aquí no a gente con maldad sino a gente con la mente despierta y don para detectar la oportunidad, para en 2011 registrar en España un término ideado en 2002 y empezado a usar en 2003 por algunas tiendas norteamericanas para organizar... una coreografía multitudinaria semi-improvisada. Cosa que tan de moda estuvo durante algunos años. Entiendo que hasta 2011, cuando ya había que pagar unos royalties por usarla. Y aquí queda la anécdota. Una curiosidad más de la internete.

Pero esto tiene un fin. Legítimo. Y es que un abogado experto en patentes y marcas audite, cual guarda de seguridad, el uso de la señalada. Porque es la manera de monetizar este tipo de negocios. Cuando un tercero la va a usar, inocente e ignorante, para promocionar una tienda, por ejemplo, o para un evento (ya que se registra en la clase 38, telecomunicaciones, y en la clase 41, eventos, formación y bla-bla-bla) pues quien se encarga de que la susodicha, esa palabra que identifica la acción de realizar una coreografía multitudinaria, sea productiva, te manda un requerimiento o como se llame el papelote para, o dejas de usarla en un plazo equis o pagas los debidos réditos.

Hasta aquí todo normal. Nada criticable. De estas anécdotas hay muchas. Hay especialistas en sacar partido a los nominativos más novedosos y a la falta de modernidad de una OEPM aún en el siglo XX. Hombre, duele un poco según quien reciba la notificación, pero en fin, cada negocio pone las líneas rojas que cree conveniente. En su derecho están.

Chicos, felicidades por esta genialidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castle Clash, cómo subir tu poder

Castle Clash es un juego freemium de estrategia disponible para Android, iOS y ahora también para las nuevas plataformas móviles de Amazon y Windows Phone. El objetivo del juego es crear un pequeño poblado en una tierra épica donde puedes disponer de tropas y héroes para su defensa, para misiones en diversas formas o para atacar a otros jugadores. En las misiones y los ataques, así como con los propios edificios de tu castillo, recopilas distintos tipos de recursos que, gestionándolos de la manera adecuada, te hacen subir de poder, lo que a su vez te hace estar cada vez más arriba en la tabla clasificatoria, en el ranking general del juego (en el servidor que tengas instalado). Sólo en el español hay varios millones de descargas y al menos medio millón de jugadores más o menos activos. Personalmente es uno de los atractivos del juego: superar al resto de jugadores.

En el juego hay dos estrategias básicas, un pequeño grupo que se centra en el ranking de la arena, donde enfrentas a 5 ó …

Carreras de obstáculos en Tenerife durante 2017

Las carreras de obstáculos son como los buenos dulces, que cuando los pruebas ya no puedes desengancharte. Y esto lo sabrán bien los golosos. Sobre su historia imagino que como en todo habrá tantas versiones como fundadores se postulen, pero a priori yo me voy a fiar de Wikipedia, donde no se las denomina como “carreras” sino como recorridos o pistas de comando, que es como las llamaría un militar.

Y todo parece apuntar que de ahí vienen aunque otros señalan los concursos televisivos que no son competiciones ni retos físicos sino un espectáculo de caídas y tropezones. Sea como fuere que se organizó la primera carrera de obstáculos tal y como las vamos conociendo hoy, especialmente con el eco que generan las Spartan Race, el hecho es que se están popularizando.

Todas tienen un esquema similar, recorridos de 5, 10 a 12 ó +21 kilómetros por terreno irregular (no son carreras de asfalto, incluso si se organizan en ciudad, como la Cross Fast - Team Warrior) en las que se van repartiendo l…

JOAL, el punto final de nuestra industria juguetera

JOAL cierra. Y quizás para algunos aficionados, profesionales del sector, mayoristas, minoristas y tiendas, estas dos palabras significan mucho, mientras que para el resto nada de nada. Te lo cuento.

JOAL es el último mohicano de la industria juguetera española que fabrica su producto en metal (habitualmente el zamak), el último valiente que cae rendido a la incompetencia estatal por proteger lo que es nuestro, no sólo ya por valores culturales o sociales, sino por mera economía de supervivencia.

Uno de los últimos fabricantes de la edad de oro de Ibi, en la provincia de Alicante, que desde la pasada década de los sesenta fue una de las capitales mundiales del juguete. Dejo atrás a muchas marcas (Guisval, Nacoral y tantas otras) que hoy forman parte de la memoria infantil de los que tenemos más de cuarenta añitos. Sobrevivió con enteraza al euro, a las crisis, a la industria china, a los cambios de tendencias. Y todo ello hiperespecializando su producción, desde aquellos primeros jugue…